Pensión por incapacidad permanente total: Cómo solicitarla y que prestaciones ofrece

La prestación económica por incapacidad permanente total (IPT) consiste en una pensión vitalicia mensual, que puede ser sustituida excepcionalmente por una indemnización a tanto alzado, cuando el beneficiario sea menor de 60 años
La cuantía de la pensión de incapacidad permanente total se obtiene de aplicar un porcentaje a la base reguladora (BR) que corresponda, según la causa que origine la incapacidad. Si deriva de enfermedad común, la cuantía de la pensión no podrá resultar inferior a la cuantía mínima fijada anualmente en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para la pensión de incapacidad permanente total derivada de enfermedad común de titulares menores de sesenta años con cónyuge no a cargo.
La cuantía total se debe calcular aplicando un porcentaje a la base reguladora del trabajador, según la causa que haya originado la incapacidad: enfermedad profesional o común, accidente de trabajo…

Como regla general, ese porcentaje es del 55% de la base reguladora, aunque puede incrementarse en un 20% más para personas mayores de 55 años si, por su falta de preparación y por las circunstancias sociales y laborales del lugar de residencia, se presume que tendrán dificultad para obtener un empleo en una actividad distinta de la habitual.

En los casos en que la incapacidad se deba a accidente de trabajo o enfermedad profesional, la prestación aumentará de un 30% a un 50%, si se debe a una falta de cumplimiento de las normas de prevención de riesgos laborales por el empresario, que será quien asuma este recargo.

En particular, si la incapacidad deriva de una enfermedad común, el importe de la pensión no podrá ser inferior a la pensión mínima que se fije cada año en la Ley de Presupuestos Generales para menores de 60 años con cónyuge no a cargo (572,3 euros al mes o 8.012,20 euros anuales en 2023).

Cómo solicitarla
Si desea solicitar una prestación por incapacidad permanente o una indemnización por lesiones permanentes no incapacitantes, puede rellenar y/o imprimir el formulario apropiado y, una vez cumplimentado, enviarlo por correo ordinario o presentarlo en la Dirección Provincial correspondiente.

Existen distintos formularios, certificados y solicitudes relacionadas con esta prestación, que debe conocer y que la Seguridad Social pone al abasto del ciudadano en su página web. Son las siguientes: solicitud de Incapacidad permanente y lesiones permanentes no incapacitantes, formulario de datos para aportar en procedimientos de incapacidad permanente iniciados de oficio, certificado de empresa para pensiones, certificado de empresa para descripción de las tareas realizadas, certificado de salarios para contingencias profesionales (3AT23), solicitud de recargo de las prestaciones económicas derivadas de accidente de trabajo o enfermedad profesional, por falta de medidas de seguridad y salud laboral, y autorización para el reconocimiento de los beneficios por cuidado de hijos y menores acogidos.

¿La incapacidad permanente total es compatible con otras ayudas?
Quien perciba una prestación por incapacidad permanente temporal puede acceder a otras ayudas de la Seguridad Social, como, por ejemplo, una prestación o subsidio por desempleo si pierde su trabajo. También puede compatibilizar su cobro con el de una baja por IT que haya generado en su nuevo empleo.

No obstante, si se percibe la pensión de incapacidad permanente total con su cuantía incrementada en un 20%, no se podrá acceder a otras prestaciones de la Seguridad Social que puedan derivarse del trabajo que venía realizando, como un subsidio de incapacidad temporal o de maternidad o una prestación por desempleo.

Otros beneficios
Noticias relacionadas
El BCE detecta que las medidas antiinflación no han reducido desigualdades en España ni Alemania
Inspirada en Amancio Ortega para liderar Zalando
Los pensionistas que perciban una prestación por incapacidad permanente total se considera que presentan una discapacidad igual o mayor que el 33%, y, por tanto, pueden disponer de una tarjeta acreditativa de su grado de discapacidad. Esta tarjeta sirve como documento probatorio del grado de discapacidad de su titular, y le permite acceder a determinados servicios y prestaciones, como son las plazas de aparcamiento específicas para personas con discapacidad.

Esta tarjeta se solicita en los centros de valoración y orientación a personas con discapacidad, dependientes de la consejería de política social, asuntos sociales o inclusión social de cada comunidad autónoma.

Deja un comentario