Cómo se diagnostica el Alzheimer?

No existe ninguna prueba que, por sí sola, permita diagnosticar el Alzheimer.
Para ello, hay que detectar algunos síntomas e indicios de cambios cerebrales.
Ante la sospecha de fallos cognitivos de uno mismo o de alguien cercano, es necesario, en primer lugar, acudir al médico de familia para expresarle las dificultades percibidas. Quizá decida administrar entonces un test cognitivo breve, como el llamado «Mini-Mental».

PRUEBAS GENÉTICAS
ANÁLISIS DE LÍQUIDO
CEFALORRAQUÍDEO
Se pueden proponer en casos de inicio muy precoz o con historial familiar recurrente de Alzheimer.
Cabe señalar que el origen puramente genético y hereditario del Alzheimer solo se da en menos del 1 % de los casos.
Mediante una punción lumbar, se pueden analizar los niveles de proteínas como la tau o la amiloide en el líquido
cefalorraquídeo para comprobar la probabilidad de tener Alzheimer.
Con la información obtenida en la visita, decidirá cómo proceder.
Si percibe una sospecha real de afectación cognitiva, nos remitirá a neurología. El especialista recopilará información sobre la historia clínica de la persona afectada, cómo se han manifestado los síntomas, desde cuándo y su progresión, realizará una exploración neurológica y, posiblemente, solicitará pruebas complementarias para orientar el diagnóstico.
Es recomendable que alguien que conozca bien a la persona afectada y con la que tenga contacto frecuente la acompañe a la visita para poder aportar su percepción de las dificultades cognitivas en el día a día o los posibles cambios de conducta o de estado de ánimo.
Para definir las posibles causas de la sintomatología, el especialista suele solicitar pruebas complementarias.
Redacción.

EL PERIÓDICO DE LA PSICOLOGÍA – www.elperiodicodelapsicologia.info – info@elperiodicodelapsicologia.info
Teléfono: +34 675763503

Deja un comentario