El alto consumo de azúcar se asocia a un mayor riesgo de depresión

Según se mostró en los resultados de un nuevo estudio, una mayor ingesta dietética de azúcar se asocia con un aumento de la depresión, incluso tras ajustar los posibles factores de confusión.

El estudio se basó en los datos de 18.400 participantes que completaron la encuesta del Examen Nacional de Salud y Nutrición de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) entre 2011 y 2018.

En el transcurso de dos entrevistas realizadas con un intervalo de 3 a 10 días, los investigadores recopilaron información sobre la ingesta diaria de azúcar basándose en la suma del contenido de azúcar en todos los alimentos y bebidas consumidos en las últimas 24 horas y los niveles de depresión según el Cuestionario de salud del paciente de 9 elementos (PHQ-9).

Los investigadores también recopilaron datos sobre covariables relacionadas con la edad, el sexo y los antecedentes médicos.

En un modelo estadístico sin ajustes se mostró que la ingesta de azúcar en la dieta se correlacionaba positivamente con la depresión (odds ratio [OR], 1,17; p < 0,001).

Después de ajustar todas las covariables, los investigadores encontraron que la incidencia de depresión aumentó en un 28 % por cada aumento de 100 g/día en la ingesta de azúcar (OR, 1,28; p < 0,001).

Los participantes que consumieron la mayor cantidad diaria de azúcar tuvieron un riesgo un 33 % mayor de depresión (OR, 1,33; p = 0,003) que aquellos que consumieron la menor cantidad.

Si bien los mecanismos subyacentes a la asociación entre el consumo de azúcar en la dieta y la depresión son inciertos, una posibilidad es que una dieta rica en azúcar pueda alterar la microbiota intestinal y provocar depresión.

Los autores del estudio escribieron que las directrices gubernamentales que promueven un estilo de vida saludable "pueden ayudar a promover cambios cognitivos y conductuales en el público en general que pueden mejorar los hábitos alimentarios, reducir la ingesta de azúcar en la dieta y mejorar la salud mental en general, previniendo así la depresión"

La Dra. Lu Zhang, de la Universidad de Medicina Tradicional China de Shandong en Jinan (China), dirigió el estudio, que se publicó en línea el 8 de febrero de 2024 en la revista BMC Psychiatry.

En el estudio no se pudo probar la causalidad, y el PHQ-9 no era adecuado para diagnosticar la depresión clínica. Además, no fue posible determinar si la depresión influía en la elección de alimentos o viceversa.

El estudio fue financiado por Shandong Province Traditional Chinese Medicine Science and Technology Project.

EL PERIÓDICO DE LA PSICOLOGÍA – www.elperiodicodelapsicologia.info – info@elperiodicodelapsicologia.info
Teléfono: +34 675763503

Deja un comentario