El viernes hablaba con una mujer que empieza ahora el programa CIMA

Vive en Estados Unidos, pero me contaba algo que es internacional.
Me habrás oído hablar del multitasking alguna vez (de hecho, tengo un video dedicado a este tema en mi canal de YouTube)
y el resumen es sencillo: no existe el multitasking.

Los estudios han mostrado como si intentamos hacer más de una tarea que exija cierta profundidad a la vez. nos
estresamos, perdemos eficacia y además lo que hacemos es saltar de una a otra gastando gran cantidad de energía.

No las hacemos simultáneamente.
Sin embargo… ella me hizo notar una cosa: que hay una especie de sabiduría popular que asegura que los hombres no podemos hacer varias cosas a la vez, pero que las mujeres sí.

¿Te suena?

Yo no había caído en esto, y me pareció interesantísimo.
Y de ello se quejaba ella cuando hablaba conmigo:
«Nos han vendido la moto de que las mujeres tenemos que ser multitaskers, y que tenemos que ser grandes madres, grandes trabajadoras en nuestras empresas, encima estar bien monas físicamente…y al final no puedes con todo te diluyes».

Me gustó mucho ese término «diluirse».
Si tienes que satisfacer tantas expectativas, al final es difícil que seas tú misma.
Que mantengas tu identidad.
Me hablaba de como varias de sus amigas estaban siempre con la lengua fuera de aquí para allá, con la mente puesta en todo lo que tenían que tener bajo control.

Este tema le había pasado factura a ella también y mi intención es que con el Programa haya un antes y un después en su vida.

Tras nuestra conversación me quedé pensando como esto del diluirse es algo que sucede de una forma muy especial a las mujeres y más aún si son madres de familia.

Todavía, me temo, es así.
Es uno de los factores externos y culturales que llevan a muchas mujeres a burnouts muy graves.
Por eso si me oyes hablar del burnout en algún podcast siempre intento dejar claro que no es una cuestión puramente del trabajo remunerado, sino de todo tipo de trabajo incluido el que se hace «fuera del trabajo».
Y suelo mencionar «el cuidado del hogar, la familia y las personas mayores».

Facetas en las que las mujeres están con mucha frecuencia más implicadas que los hombres.
Esto va cambiando y espero que siga haciéndolo, pero a día de hoy si miro a mi alrededor la realidad que veo en mujeres incluso de mi generación es que aún son ellas la que llevan más este tipo de peso.
Hasta que trabajan conmigo. Entonces les caigo mal a sus parejas o incluso hijos durante un tiempo.
Pero luego se les pasa.

Porque siempre es mejor el equilibrio, aunque al principio el cambio sea difícil.

Siempre será mejor el equilibrio.

Toda la información del Programa CIMA para que llegues al equilibrio aquí: www.caloscenalmor.com
Carlos Cenalmor
Psiquiatra y Psicoterapeuta

EL PERIÓDICO DE LA PSICOLOGÍA – www.elperiodicodelapsicologia.info – info@elperiodicodelapsicologia.info
Teléfono: +34 675763503

Deja un comentario