Conmoción cerebral en niños: qué saber y hacer

Los consejos de expertos sobre cómo ayudar a los niños y adolescentes a recuperarse de una conmoción cerebral han cambiado en los últimos años.

La conmoción cerebral es una de las lesiones cerebrales más comunes y afecta a alrededor de dos millones de niños y adolescentes cada año . Es un tipo particular de lesión que ocurre cuando un golpe en la cabeza o en cualquier otra parte del cuerpo hace que el cerebro se mueva hacia adelante y hacia atrás dentro del cráneo.

Es posible sufrir una conmoción cerebral después de lo que podría parecer una lesión menor, como un fuerte empujón por detrás o una colisión entre dos jugadores en un partido de fútbol.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una conmoción cerebral?
Debido a que la lesión puede no parecer tan importante desde el exterior, es importante conocer los síntomas de una conmoción cerebral. Hay muchos síntomas diferentes, incluyendo desmayarse (esto podría ser un signo de una lesión cerebral más grave)
dolor de cabeza
mareo
cambios en la visión
sentirse molesto por la luz o el ruido
confusión o sensación de desorientación
problemas de memoria (como dificultad para recordar detalles de la lesión) o dificultad para concentrarse
problemas de equilibrio o coordinación
cambios de humor.
Algunos de ellos son visibles para los demás y otros los siente la persona que sufre la conmoción cerebral. Por eso es importante conocer las señales y hacer todas las preguntas correctas a un niño que ha sufrido una lesión.

A veces, es posible que los síntomas no sean evidentes de inmediato, sino que aparecen en los días posteriores a la lesión.

La ciencia ha demostrado que la inflamación crónica de bajo grado puede convertirse en un asesino silencioso.

La razón principal por la que es importante reconocer una posible conmoción cerebral a tiempo es que lo peor que puede hacer después de sufrir una conmoción cerebral es sufrir otra. El cerebro es vulnerable después de una conmoción cerebral; si se vuelve a lesionar, los síntomas pueden ser más duraderos, o incluso permanentes, como en los casos de encefalopatía traumática crónica (CTE), una afección que se ha observado en jugadores de fútbol y otras personas que han sufrido repetidas lesiones en la cabeza.

Si existe la posibilidad de que un niño haya sufrido una conmoción cerebral durante una competición deportiva, debe dejar de jugar y buscar atención médica. Es importante buscar atención médica cada vez que exista preocupación por una posible conmoción cerebral, tanto para asegurarse de que no haya una lesión cerebral más grave como para realizar una buena evaluación de los síntomas, de modo que puedan controlarse a lo largo del tiempo. Hay algunos cuestionarios de detección que utilizan los médicos y que se pueden volver a utilizar en los días y semanas posteriores a la conmoción cerebral para ver cómo está mejorando el niño.

¿Qué ayuda a los niños a recuperarse después de una conmoción cerebral?
Los expertos han tenido dificultades para descubrir cómo proteger el cerebro después de una conmoción cerebral. Durante mucho tiempo la recomendación fue descansar y hacer muy poco. Esto significaba no hacer ningún ejercicio, no ir a la escuela, ni siquiera leer o mirar televisión. A medida que los síntomas mejoraron, las restricciones se fueron levantando gradualmente.

Sin embargo, con el tiempo, las investigaciones demostraron que tanto descanso no sólo no era necesario, sino que era contraproducente. Resulta que hacer que los niños vuelvan a su vida diaria y a estar activos es seguro y conduce a una recuperación más rápida. Los expertos todavía recomiendan descansar y luego volver gradualmente a las actividades , pero las pautas ya no son tan estrictas como antes.

Una nota importante: un profesional médico debe guiar las decisiones para pasar del reposo a una actividad ligera y luego, gradualmente, de ahí a actividades moderadas y luego regulares, según cómo le vaya al niño. Este proceso paso a paso puede extenderse por días, semanas o más, dependiendo de lo que el niño necesite. Los padres, entrenadores y escuelas pueden ayudar a apoyar a un niño o adolescente en su regreso a la escuela y a sus actividades y deportes .

Algunos niños podrán volver rápidamente a sus actividades habituales. Pero a otros les puede llevar semanas o incluso meses. Las escuelas y los entrenadores deportivos deberían trabajar con los niños para apoyarlos en su recuperación. Algunos niños desarrollan síndromes posconmoción cerebral con dolor de cabeza, fatiga y otros síntomas. Esto es poco común pero puede ser muy incapacitante.

¿Cómo pueden los padres ayudar a prevenir las conmociones cerebrales?
No siempre es posible prevenir las conmociones cerebrales, pero hay cosas que los padres pueden hacer:

Asegúrese de que los niños utilicen los cinturones de seguridad y otros sistemas de sujeción adecuados en el coche.
Tenga reglas de seguridad claras y supervise a los niños cuando jueguen, especialmente si andan en bicicleta o trepan a árboles.
Dado que al menos la mitad de las conmociones cerebrales ocurren durante la práctica de deportes, es importante que los equipos y entrenadores sigan las reglas de seguridad. Los entrenadores deben enseñar técnicas y habilidades para evitar colisiones peligrosas y otras lesiones. Hable con los entrenadores de su hijo sobre lo que están haciendo para mantener seguros a los jugadores. Si bien los cascos pueden prevenir muchas lesiones en la cabeza, no previenen las conmociones cerebrales.
Fuente: Harvard Health Publishing

EL PERIÓDICO DE LA PSICOLOGÍA – www.elperiodicodelapsicologia.info – info@elperiodicodelapsicologia.info
Teléfono: +34 675763503

Deja un comentario