Autismo

El trastorno del espectro autista (TEA) es una discapacidad del desarrollo que se estima que afecta a aproximadamente 1 de cada 36 niños y aproximadamente al 2,21 por ciento de los adultos. El autismo a menudo incluye desafíos significativos en la comunicación e interacción social, así como conductas repetitivas e intereses inusuales o intensos.
Algunas personas con autismo tienen discapacidades intelectuales o del lenguaje, y muchas experimentan diferencias sensoriales, incluida una sensibilidad alta o baja a los sonidos, la luz, las texturas, los sabores y el contacto físico. El espectro autista abarca una amplia variación en el tipo, la combinación y la gravedad de los desafíos, así como una gama de habilidades y fortalezas, que pueden cambiar a lo largo de la vida de una persona.

El tipo y la intensidad de los apoyos y servicios que una persona con autismo puede necesitar, desde mínimos hasta intensivos, variarán según sus necesidades individuales. Algunas personas con autismo también tienen afecciones de salud física y mental coexistentes, como epilepsia, problemas gastrointestinales, trastornos del sueño, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), ansiedad o depresión, que pueden afectar la vida diaria.

Muchas personas con autismo y sus familias utilizan enfoques de salud complementarios, a menudo junto con la atención médica convencional, para abordar sus preocupaciones y mejorar su salud y bienestar.

WL PERIÓDICO DE LA PSICOLOGÍA – www.elperiodicodelapsicologia.info – info@elperiodicodelapsicologia.info
Teléfono: +34 675763503

Deja un comentario